Volver

Jovenes4

En 1996 Valladolid tenía 334.000 habitantes. De ellos, 112.000 estaban en edades comprendidas entre los 15 y los 35 años. Hoy nuestra población no supera los 307.000, son 27.000 menos que entonces, y los jóvenes de esas edades apenas llegan a 60.000.

No sólo somos menos y más mayores. La ciudad es hoy más grande, y con ella son mayores los costes de alumbrado, transporte, limpieza o seguridad. Somos menos para pagar una factura diaria mucho mayor. Nadie asumirá la responsabilidad de estas cifras, -la de los jóvenes que se van por falta de oportunidades o la de la factura urbanística que crecía mientras la población menguaba-, pero los hay.

Durante 20 años, la política del actual gobierno municipal se ha centrado en el aspecto y la expansión de la ciudad. Bordillos, aceras, fuentes… Cuando una buena parte de lo necesario en ese campo se hizo, cuando el proyecto parecía agotado, pasamos de la piedra a las luces de colores: la Plaza del Milenio, los Ríos de Luz.

Mientras el Ayuntamiento insistía en centrarse en la chapa y la pintura, más de lo razonable, y en la promoción de desarrollos urbanísticos alejados de la trama urbana consolidada, nuestros jóvenes se marchaban, nuestros comercios cerraban y ninguna industria mínimamente relevante se implantaba en nuestra ciudad.

El principal reto que tendrá el gobierno que salga de las urnas en mayo del próximo año, será centrarse en el motor de esta gran ciudad. En volcar al máximo los esfuerzos para que cada euro del presupuesto público se emplee en rejuvenecer Valladolid, en retener a su población más joven, más dinámica, más preparada.

Para ello es imprescindible que los recursos se destinen a inversiones productivas y no meramente decorativas, que se desarrollen planes de empleo que den prioridad a los colectivos más vulnerables, menores de 35 años y mayores de 50, que se trabaje codo con codo con la universidad para que los estudiantes que concluyen sus estudios puedan iniciarse en el mundo laboral en su ciudad. Es imprescindible una política de suelo que apueste por usos con futuro y asuma que la fiesta de la construcción ha terminado.

Debemos fijar los nichos de actividad económica en los que Valladolid puede especializarse. Llevamos años hablando del polígono agroalimentario, el puerto seco de Santander o el parque de proveedores de Renault sin que ninguno de ellos se haga realidad. Es necesaria una política de vivienda que facilite su acceso a quienes son expulsados al alfoz al verse privados de ese derecho. Debemos aprovechar de verdad la conexión de alta velocidad que hasta la fecha sólo ha servido para que la aspiradora que es Madrid se lleve parte de nuestra actividad sin que nosotros hayamos sido capaces de generar alternativas para atraer actividad de la capital.

Darle la vuelta a esta situación no será tarea fácil, pero no podemos darle la espalda por más tiempo. Si bajamos de los 300.000 habitantes perderemos recursos imprescindibles para atender a las necesidades de nuestra población. Ya no es sólo el presente lo que está en juego, es nuestro futuro y el de nuestros hijos, que quieren tener opciones de seguir aquí o de volver, antes de tener la frente marchita, como en el tango.

Compartir este artículo:

Publicado por Óscar Puente

Óscar Puente

¿Aún no me conoces?

Mi nombre es Óscar Puente y soy el Candidato a la Alcaldía del Ayuntamiento de Valladolid por el PSOE.
Puedes pasarte por mi web si quieres saber más sobre mi...

Related Posts:

2 Comentarios

  • Completamente de acuerdo. Pero yo tengo una duda en un tema que casi todo el ayuntamiento apoyo.

    El tema es con el de relocalizar empresas como por ejemplo la Queseria Entrepinares o el puerto seco de Santander.

    ¿Por que se buscan zonas limitrofes del termino municipal? No se dan cuenta desde el ayuntamiento (y le incluyo a usted ya que voto a favor) que a la hora de ampliarse tanto esta fabrica ya instalada como la del futuro puerto seco (por el sector 48 “las arenas”) van a hacerlo saltando al municipio de al lado, en este caso santovenia de pisuerga y es un dinero que va a dejar de percibir nuestro ayuntamiento??

    Tenemos un ejemplo con el AC Santa Ana y seguimos sin aprender la lección, llevamos nuestras empresas tanto hacia nuestros limites que a la hora de crecer lo tienen que hacer en otros. Porque motivo?

  • Hola,David.
    La decisión de Quesos Entrepinares de instalarse en Valladolid se produce como consecuencia de los problemas que le surgen a esa empresa en la ubicación que había elegido en la localidad de Tordesillas. La decisión hay que tomarla en horas, pues, de otro modo, podía perderse esa implantación, y se le ofrece el único suelo municipal disponible para una operación de alcance inmediato, el suelo de lo que fue la antigua Nicas y que es el único industrial ya urbanizado del que dispone el municipio de Valladolid.
    Es posible que a futuro, si la empresa quiere expandirse, no tenga suelo en el término municipal en esa zona, y la razón no será otra que la absoluta falta de planificación en esta y otras muchas materias del equipo de gobierno del PP, que va a salto de mata con casi todo.

Déjame un Comentario


Pregunta de seguridad: *